Un buen cuidado de tu cabello es la base de una cabellera resplandeciente y saludable.
Sigue estos tips y obtendras los mejores resultados:

  • Más cantidad no siempre es sinónimo de mejor resultado. 
  • Una cantidad equivalente al tamaño de una avellana es más que suficiente para el cabello corto, y del tamaño de una nuez para el cabello largo. 
  • Asegúrate de que tu cabello está suficientemente mojado cuando lo lavas. 
  • Demasiada espuma indica un exceso de shampoo, y a la inversa, poca espuma significa poca cantidad. 
  • No roces demasiado tu cuero cabelludo durante el lavado. Es preferible masajearlo con suavidad. 
  • Si tu cabello es muy largo no hace falta que te apliques más shampoo en las puntas, con el shampoo que resbale de la parte de arriba tendrás suficiente para limpiarlas. 
  • Enjuaga minuciosamente todo el shampoo (los residuos de producto capilar atenúan el brillo del cabello). 
  • Adapta tu shampoo al clima y a las necesidades cambiantes de tu cabello. 
  • En verano el cabello normalmente está más seco y necesita más cuidados. En invierno el cabello exige una dosis extra de hidratación. 
  • Con la paso de los años, nuestro cabello tiende a resecarse y se vuelve más fino, por eso necesita productos con ingredientes rejuvenecedores. 
  • Si lavas tu cabello todos los días, utiliza un shampoo suave para cabello normal. 
  • Al cabo de un tiempo, el shampoo para cabello graso puede resecar el cabello y los acondicionadores pueden volverlo más pesado.
  • Es preferible utilizar estos productos una vez a la semana.